Saltar al contenido
Home » Finanzas » FINANFOX: las finanzas fáciles para la gente de a pie

FINANFOX: las finanzas fáciles para la gente de a pie

Seguramente habrás oído hablar de los asesores financieros. Personas que se dedican a gestionar las estrategias de ahorro e inversión de otras personas. ¿Te suena, verdad?

Además, estoy seguro de que piensas que esos servicios son solo para gente que gana mucho dinero, o que tiene ya un patrimonio muy abultado. Es una opinión generalizada.

Y además, es una opinión que no se corresponde con la realidad.

Me explico.

FINANFOX nace con la idea de ofrecer ese servicio a cualquier persona, independientemente de su poder adquisitivo. Tal es así, que sus servicios son gratuitos para sus clientes.

¿Cómo lo consiguen?

Te lo cuento un poco más adelante. Antes vamos a descubrir por qué Finanfox es para ti y para mí.

¿Por qué me interesé por Finanfox?

Desde siempre he sido una persona previsora y en cierto modo ahorradora. Esto me permitió, en su momento, poder comprar mi primer coche “a toca teja” o más recientemente afrontar la entrada de la hipoteca.

Gracias a esto y a mi proyección profesional he ido consiguiendo alcanzar una capacidad de ahorro de unos 600€ mensuales. Eso, a mis 30 años y con los principales gastos de esta etapa de la vida ya costeados me llevó a pensar en la necesidad de hacer algo más que dejar que ese dinero se depreciase en el banco debido a la inflación.

Y lo cierto es que, aunque soy una persona con algo de conocimientos de finanzas, pronto la cantidad de dinero “con el que no sabía muy bien que hacer” empezó a ser más de lo que yo podía gestionar.

Por suerte, en una formación oí hablar de FINANFOX, de su servicio de asesoramiento y entendí el potencial de su propuesta: te asesoran gratuitamente, desde tu casa (o dónde tu quieras) y son independientes. Es decir, no te “colocan” ningún producto de un banco o entidad particular.

Aunque estemos en el siglo XXI ¿Quién no ha estado en la oficina del banco y, por una razón u otra te han hablado del deposito TAL o el plan de pensiones PASCUAL? Estarás conmigo en que lo más probable es que ese producto no sea el idóneo para ti, si no el que está tratando de promocionar el banco.

Esto con FINANFOX no pasa.

Ellos tienen acuerdos con más de 80 entidades (e investigan constantemente el mercado) y realizan un estudio personalizado de cada persona, para prepararte una estrategia perfectamente acorde a tu situación. Pero eso te lo explicaré en detalle un poco más adelante. Antes, habíamos quedado en saber por qué FINANFOX también es para ti.

¿Por qué Finanfox es para mí?

Quizá te preguntes si realmente merece la pena ponerte en manos de un asesor financiero incluso si es gratis.

En mi opinión, rotundamente sí.

Como no me gusta hablar demasiado de mí, vamos a poner un ejemplo en el que casi todos podemos vernos representados. Imaginemos que podemos ahorrar 250€ al mes, y nos gustaría ahorrar este dinero, en principio, para complementar nuestra pensión de jubilación, que esperamos sea dentro de 35 años.

Podrías pensar que con 250€ al mes poco puedes hacer. Pero hagamos unos números:

250€/mes x 35 años x 8% interés anual = 516.950,41€ de capital final

Creo que la cifra habla por si misma. Más de medio millón de euros. Sólo ahorrando 250€ al mes.

He de reconocer que la primera vez que vi estas cifras a mi también se me pusieron los ojos del Tío Gilito.

¿Cómo es posible alcanzar esa cifra?

Es una muy buena pregunta. Si multiplicas, en esos 35 años habrás “guardado” 105.000€ euros (3.000€ al año). Los otros 411.950,41€ vienen de los intereses que obtienes por ese dinero que has ido apartando.

¿Y si te digo que además, cuando recuperes tu dinero, pagarás menos del 5% de impuestos?

Entonces estarás deseando saber con qué producto puedes alcanzar estas rentabilidades y esas ventajas fiscales. Ya te lo adelanto, con un PIAS, un producto sobre el que escribí este artículo, pero que los profesionales de Finanfox te presentarán aun mejor si reservas ya tu primera cita.

¿Vale cualquier producto de ahorro e inversión?

No. De ninguna manera. Igual que hay decenas de desodorantes en el mercado, cada uno usamos uno en concreto. ¿Por qué? Porque sabemos cual es el que más nos conviene: porque nos gusta su olor, porque le va bien a nuestra piel, porque nos aguanta nuestro ritmo de vida…

Los productos financieros son como los desodorantes: cada uno necesitamos uno diferente.

¿Cuál es el problema?

Que estos productos son más complejos y menos accesibles que un desodorante. Y tampoco queremos probar unos cuantos antes de encontrar cuál es el que más nos conviene.

Y ahí es donde FINANFOX entra en escena.

Como ya te he dicho, ellos son profesionales del sector y conocen una gran cantidad de productos, y toda la normativa que les aplica, condiciones, etc. Además, son especialistas en planificación financiera, con lo que te ayudan a encontrar exactamente el que encaja con tus necesidades.

Sin tener que probar varios desodorantes por el camino.

En mi caso, yo ya manejaba cierta información sobre ahorro y estrategias de inversión: cómo funcionan y ganan dinero los bancos, cuáles son los principales productos que comercializan, qué es el interés compuesto…

Incluso tenía una cartera de acciones y un plan de pensiones, sumando en total más de 50.000€.

Y, sin embargo, desconocía el tremendo potencial de productos de ahorro a largo plazo como los PIAS, y las diferentes opciones de cuentas remuneradas (para el día a día), más allá de los típicos productos de bancos tradicionales que ofrecen intereses irrisorios si no nulos.

Y esto lo descubrí gracias a mi entrevista inicial con Jose Orrequia, de FINANFOX.

Entre nosotros, a lo largo de mi (aún corta) carrera, he ganado algún dinero fácil. De estas cosillas que te pagan bien y te cuestan poco esfuerzo llevar a cabo: una página web sencilla, unas horas de consultoría urgente, etc …

Pero sin lugar a dudas esa primera hora con Jose ha sido la hora más rentable de mi vida.

Al acabarla seguía teniendo el mismo dinero en el bolsillo, ni más ni menos.

Pero ya sabía perfectamente lo que tenía que hacer con esos 600€ al mes que me sobraban para llegar a la edad de jubilación con más de un millón de euros… si es que quería esperar tanto para retirarme.

¿Cómo es el proceso de asesoría con FINANFOX?

La propuesta de FINANFOX es dar un servicio de asesoría del Siglo XXI. Y esto no sólo significa no depender de las entidades tradicionales. También significa ser ágiles y dar comodidades al cliente.

Así que todo con FINANFOX es puramente digital, desde la tranquilidad de tu casa, o desde donde quieras conectarte con ellos.

En mi caso, que le doy la importancia a estas cosas, me he reunido siempre con ellos desde el despacho de casa donde teletrabajo. ¡Pero tú decides!

Reserva tu entrevista inicial

Lo primero que debes hacer es reservar una cita con ellos. Tienen siempre una buena disponibilidad, tanto por la mañana como por la tarde, así que es fácil encontrar la hora que más te convenga.

Además, ¿tienes algo mejor que hacer que descubrir en una hora cómo tener más de medio millón de euros para tu jubilación?

Primera toma de contacto

En cuanto reserves tu cita, recibirás un email de confirmación. Pero ya antes de esa fecha tu asesor se pondrá en contacto contigo para presentarse, ya sea por teléfono o por email.

En mi caso, utilicé este primer contacto con Jose para darle un poco una idea de mi situación, objetivos y cuál venía siendo mi estrategia de inversión, para adelantar trabajo.

Entrevista inicial

Y vaya si lo hizo. De nuestra primera conversación, Jose obtuvo no solo una idea de mi situación financiera, si no también de mis conocimientos y carencias a nivel financiero.

Así, en nuestra primera entrevista a través de Zoom me explicó cómo funciona FINANFOX, revisamos mi situación financiera, y a partir de ahí me presentó una estrategia personalizada a mi caso: edad, nivel de ahorro, expectativas, productos que ya tenía contratados, etc.

En mi caso, como ya tenía un plan de pensiones abierto y podía ahorrar más de lo que se puede aportar de manera bonificada a partir de 2021 (2.000€) me recomendó un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) para complementarlo.

Yo ya había oído de este tipo de productos, pero ni había tenido acceso a información detallada de cómo funcionan, ni sabía la diversidad de opciones que hay en el mercado. Para que te hagas una idea, solo conocía uno con una rentabilidad del 0,05%. Irrisoria.

Jose sin embargo me mostró otras opciones, por supuesto con un perfil de riesgo algo superior, pero con una rentabilidad anual de los últimos 15 años superior al 8%.

Y de manera sencilla, con lenguaje cercano y que yo pudiera entender, pero riguroso, Jose me explicó cómo mis ahorros podrían convertirse en ese millón de euros del que te he hablado antes.

Además, como soy autónomo, Jose sabía que yo tendría otra preocupación, a parte de la previsión para la jubilación: la declaración trimestral.

Para el que no sea autónomo, se lo resumo muy rápido: cada 3 meses haces una mini-declaración de la renta en la que se te hace una retención estándar del 20%.

Yo, que soy muy previsor, de cada factura voy guardando esa parte para tenerla disponible al final del trimestre para ese pago. Eso quiere decir que ese dinero está parado hasta 3 meses muriéndose de risa en el banco.

O mejor dicho, el banco muriéndose de risa de mí por dejarle mi dinero para que él gane prestándoselo a otros sin darme a mí nada a cambio.

Así que Jose me recomendó que abriera una cuenta remunerada en una Fintech para que ese dinero al menos me rentase un 2,5% TAE mientras espero que Hacienda se lleve su parte.

Bingo.

En una hora teníaun asesor cuyo principal objetivo es que yo gane dinero porque así es como él gana dinero, un plan a largo plazo para mis objetivos de ahorro e inversión y una solución para mi principal preocupación del día a día financiero.

¿Qué más podía pedir?

Así que no podía esperar a tener una  segunda sesión con Jose en la que ver en detalle cada producto.

Eso sí, mientras él refinaba su propuesta para mi caso (2 días), me mandó por correo la documentación que habíamos visto durante la sesión para que pudiese revisarla tranquilamente.

Segunda entrevista

48 horas después volví a reunirme con Jose de manera virtual. En ese breve lapso de tiempo cumplí 31 años, así que dedicamos los primeros 5 minutos a charlar sobre los cumpleaños en pandemia. ¡Para mí no cuentan, así que sigo teniendo 29!

Y después de la breve charla de cortesía… ¡la economía!

En esta segunda sesión Jose me presentó un producto concreto para el PIAS y para la cuenta remunerada.

De ambos revisamos en detalle todos los datos: las entidades gestoras, las garantías de cada producto, su nivel de riesgo, cómo tributan sus rendimientos y, por supuesto, su rentabilidad.

De ambos productos ya te he dado más o menos idea de las rentabilidades, así que no insistiré más aquí. Para mí lo importante de esta segunda sesión fue ver exactamente cómo ambos productos encajaban en mi perfil y cómo iba a poder beneficiarme de ellos.

Una cosa es saber que puedes ganar mucho dinero, y otra saber, cómo lo vas a hacer y  dormir tranquilo todas las noches.

De eso va la segunda sesión. Y una vez más Jose fue de lo más profesional presentándome toda la información y resolviendo mis dudas: unas más sencillas, y otras más “puñeteras” (como por ejemplo qué pasa si cambio mi residencia fiscal, etc).

Ah, y también me recomendó un seguro de vida. En la primera sesión le mencioné muy de pasada este punto, pero él no lo dejó escapar. En este caso la propuesta no era mejor que la que recibí de la compañía donde ya tengo el seguro del coche, pero me gustó ver a Jose atento a todos los detalles, incluso en este al que yo no le había dado casi importancia.

Llegados a este punto, y dependiendo de la complejidad de cada caso, sé que muchos ya contratan algún producto a través de la intermediación de FINANFOX.

Yo la verdad es que para todos los asuntos del dinero siempre he sido muy precavido y, aunque me asesore, me gusta conocer por mi mismo lo que hago y por qué lo hago (y te recomiendo, en general, que tú hagas lo mismo. Al final es tu dinero y siempre tendrás tú la última palabra). Total, que, fin de semana de por medio para hacer mis deberes (y mandarle otros a Jose el sábado, jiji) me emplazo con él para unos días después finalmente tomar acción.

Tercera  entrevista

En mi casa siempre se ha dicho mucho: “Quien quiera peces, que se moje el culo”.

O “el que algo quiere, algo le cuesta”.  En definitiva, que para conseguir algo, hay que ponerse en marcha para conseguirlo.

Y tanto Jose como yo lo hicimos para llegar a esta sesión con un plan establecido claro: qué productos íbamos a contratar, y cuál iba a ser la aportación a cada uno de ellos.

Así pude ver también cuales iban a ser los costes exactos y las condiciones de lo que íbamos a hacer.

Y manos a la obra.

Primero resolvimos la apertura del plan de previsión de ahorro PIAS. En este caso juntos rellenamos la documentación necesaria para enviarla a la entidad aseguradora: datos fiscales, número de cuenta desde el que realizaré las aportaciones, prueba de identidad (DNI) y mi compromiso de aportaciones para el primer año.

Y en segundo lugar abrimos la cuenta remunerada. En este caso lo hice en directo, yo mismo compartiéndole la pantalla a Jose para que fuera confirmándome que realizaba los pasos adecuadamente: rellenar el típico formulario, subir fotos del DNI para demostrar la identidad, poner una contraseña y confirmar el correo electrónico. ¡Hay redes sociales que piden más para crear una cuenta donde subir fotos de gatitos!

Y listo. Desde entonces tengo mis dos productos acercándome día a día a ese millón de euros.

Seguimiento

Pero la cosa no acaba ahí. ¿Tú usas el mismo desodorante ahora que cuando eras adolescente? Seguramente no (o quizá no ha pasado suficiente tiempo desde que lo eras =).

Lo mismo debes hacer con tus productos financieros.

Tanto tú como ellos cambiáis con el tiempo y lo ideal es periódicamente reevaluar si sois la pareja ideal.

Y eso mismo es lo que hacen en FINANFOX. Una vez contratas con ellos algún producto, entras a formar parte de un grupo donde van informando del rendimiento del mismo y el equipo de FINANFOX te da su opinión al respecto. De este modo puedes estar al tanto de cómo vas y de si este sigue siendo tu producto ideal.

Pero no sólo depende de ti, naturalmente. De forma periódica te reunirás con tu asesor para recalibrar tu estrategia si es necesario: si tu situación sigue siendo la misma, si tus objetivos no han variado, si por la edad va interesando ir a productos menos volátiles, si han aparecido otros más interesantes… En definitiva, revisarás si ese desodorante sigue siendo el mejor para ti. Con un profesional que los conoce todos.

Resumen de mi experiencia y expectativas con FINANFOX

En resumen, ¿creo que voy a llegar a ser rico gracias a FINANFOX? Sí.

Pero antes de que saques una conclusión precipitada, déjame que antes aclaremos cuándo y en qué consiste ser rico para mí.

Cuál es mi objetivo con FINANFOX

Te voy a ser honesto. Mi objetivo es llegar a ser rico. Pero no me juzgues antes de que pueda explicarme.

Déjame adelantarte que para mi hay más de 5 millones de ricos en España.

¿Qué es ser rico para mí?

No depender de trabajar para poder tener una vida digna. Es decir, que mis posesiones y mi capital me permitan vivir sin trabajar. ¿Te encaja con una buena definición de rico?

Ahora, ¿Tienen tus padres una casa en propiedad y cobran una pensión de más de 1.000€ al mes? Entonces bajo mi criterio de “ser rico”, ellos lo son. Ya no dependen de trabajar para vivir.

Quizá ahora ya no te parezca tan descabellado mi objetivo.

Para muchos de nuestros padres, el estado del bienestar ha hecho que, gracias a sus contribuciones (“inversión”) durante su vida laboral, ahora tengan derecho a una prestación (“rendimiento del capital”) que les permite vivir sin trabajar.

Sin embargo, para la gente de mi generación, y aquellos nacidos en los 80 y finales de los 70 creo que el sistema actual no funcionará. Mi objetivo es no depender de ese sistema para llegar a ser rico y no morir trabajando.

Cuándo creo que voy a alcanzar mis objetivos gracias a FINANFOX

Como ya te he dicho, mi objetivo es tener un retiro asegurado entre los 65 y los 70 años. Esto, que nuestros padres tenían asegurado gracias a las pensiones, creo que la gente de mi generación no lo tendremos si no hacemos algo por conseguirlo.

Y eso consiste, a mi criterio, en tener una estrategia de ahorro e inversión lógica, adaptada a mis necesidades y a mi situación. Y a largo plazo.

Y todo eso es lo que me da FINANFOX.

Si puedo retirarme dentro de 37 años habré cumplido mi objetivo. Si puedo conseguirlo antes, mejor, pero no es lo más importante para mí.

¿Creo que voy a ser rico en 10, 15 o 20 años? No.

Dados mi punto de partida y mi nivel de ingresos, no lo creo.

¿Por qué? No es porque no confíe en la capacidad de FINANFOX, pero el nivel de rentabilidad anual que necesitaría para serlo en ese plazo de tiempo solo lo han conseguido un puñado de inversores a lo largo de la historia.

Sería como tener un hijo que a los 5 años le gusta jugar a la pelota y esperar que con 20 años sea Messi o Cristiano Ronaldo. Una de cada muchos millones de veces pasa, pero no es lo esperable.

Pero si sé que con las rentabilidades medias de las últimas décadas de los productos a los que puedo tener acceso gracias a FINANFOX, puedo conseguirlo en los años que me he propuesto.

Y espero que gracias a mi opinión y, sobre todo, a mi experiencia, hayas visto que tú también puedes conseguirlo. El primer paso es reservar tu primera sesión con ellos. Aquí mismo puedes hacerlo:

Cómo funciona FINANFOX

Lo prometido es deuda. Voy a explicarte rápidamente y de manera sencilla cómo gana dinero FINANFOX y por qué es gratis para ti.

Cuando tú contratas un producto financiero directamente con un banco, ellos ganan un cierto dinero. Pongamos 100€.

Si lo haces a través de FINANFOX ellos se llevan un porcentaje (en torno al 30%) porque ellos son los que realizan la venta en nombre del banco. Les llevan los clientes. En ese caso, el banco gana 60€, ellos 30€ y gracias a sus acuerdos, tu te ahorras 10€.

Diagrama de proceso de finanfox

Lo más importante para nosotros como clientes es que, como ellos trabajan con muchas entidades, el producto que nos van a recomendar es el mejor para nosotros, no el mejor para una entidad concreta.

Así, con FINANFOX, ganan todas las partes.

Nuestra valoración

Pros

Contras

Valoración final
5/5

Valoración final

5/5

En mi opinión FINANFOX merece 5 estrellas porque no solo es que te ofrezca la ayuda de grandes profesionales… ¡es que encima es gratis! Es más, sus servicios están siempre orientados a que obtengas un mayor rendimiento por tu dinero, sea cual sea tu objetivo y tu capacidad económica.

La verdad es que no se me ocurre a quién no le puede interesar los servicios de FINANFOX. Incluso si tienes más gastos que ingresos, ellos te pueden ayudar a encontrar mejores seguros, hipoteca o préstamos que los que tienes actualmente para mejorar tu situación y lograr un ahorro significativo.

En definitiva, un servicio que recomendamos al 100% y del que somos clientes convencidos.